Prejuicios de la Música Clásica.

MUSIC, OPINIÓN, Uncategorized

La música clásica es el trauma de la infancia, a no ser que hayas crecido en una casa terriblemente culta, con papás abacanaos y serios y muy sabiondos, y probablemente no hayas conocido a Britney, las Spice Girls o los Backstreet Boys, penita. 

Quien niegue que era traumático el hecho que te cambiaran el cassette cuando a tus papás les bajaba la weá y se las daban de cultos: que la música clásica desarrollaba nuestros cerebros bla bla bla mierda mierda; puede irse a la cresta, por abuso de falacias.

Por ende, a mí como a todos, me daba alergia esa peste musical. Primero, no entendía como cresta existían canciones sin que NADIE CANTARA EN ELLAS, DIOS MIO COMO LA GENTE PODÍA ESCUCHAR CANCIONES Y NO CANTAR MIENTRAS LAS ESCUCHABAN PORQUE LAS WEAS NO TENÍAN LETRA #muerteydesolación. Y segundo, en pocas palabras, eran de vejestorio. Aparte, se me confundían todos esos señores canosos, que tenían puras canciones sin nombre, con puros tecnicismos, y por inculta me hacían sentir súper discriminá , hasta por mi profesora de música.

maxresdefault

Música clásica… really?

Pero como nunca hay que escupir al cielo (yo lo hice, una de muchas: ”odio la música clásica, nunca voy a escuchar esa weá fome porque es de viejos que no saben ni de rock latino”), aquí me tienen: Escribiéndole una pseudo-oda a Chopin.

hola

 

 

 Cuando me acordé de su existencia y lo busqué en youtube, primero me sentí mal por haberlo negado tres veces (sin conocerlos) cual Judas, y después fue como ganar en el tragamonedas, y ver que todas esas moneditas de mierda que una siempre creyó que estaban pegadas a la cuestión, y que la estaban estafando forever, caían en avalancha y de un segundo a otro eray MI LLO NA RIA. 

Asi que ahora me juro fan de Chopin. Pagaría la galucha del nacional por ir a verlo en concierto, si estuviera vivo, y HASTA me compraría un cintillo que tuviera su nombre con glitter.

Captura de pantalla 2014-07-03 a la(s) 22.44.14

Aquí les dejo algunas de mis favoritas (entre millones de canciones que obviamente no he explorado). Puede haber mucha confusión, porque el caballero era poco creativo con los nombres, y uno parece plagio del otro.

Y cierre los ojos, que se va a sentir igual de sentimental que cuando vio orgullo y prejuicio.

 

 

 

 

 

 

Chopin es sin llorar, ah.

Disfrúte.

Advertisements

El cliché de la presentación protocolar.

Uncategorized

Como es tradición, aquí va:

Además de lo interesante que es ser del porte de una polly pocket versión caderona, pero jamás never rubia, sino morena latinlover (ojalá), puedo definirme como Drama Queen de nacimiento, karma del cual culpo a mis padres por calcular mal y hacerme nacer en marzo, amarrándome al cebollento y mamón signo zodiacal Piscis. Como me gusta poco lo de reina, me juro Killer Queen gracias al maravilloso Freddy Mercury, y podría poner un sin fin de canciones con las que me identifico, en nivel exageración DioR. Como si fuera poco, tengo un magíster en tallas fomes, odio los gatos y me como los postres sin culpa, cosa de la cual me arrepiento y lloro, por mi poco autocontrol.

Escribir me calma los nervios, es como violentar al teclado sin heridos ni explicaciones que dar. Por eso aquí yo soy la reina, y puedo escribir lo que se me antoje, y pegarle a mi teclado cuantas veces quiera, de las formas que quiera, sin que me censuren, sin que me encasillen (que hueá más maravillosa), aunque no me vaya a leer ni mi mamá.  Pero como no hay primera sin segunda, voy a hacer como que mi blog entero va a ser tan abacanao y popular como lo único importante que he hecho en el mundo del internecs: escribir un post de decoración para el típico Blog de minas Belelú que tuvo más visitas que todos los post de mi blog de moda que tuve cuando era lolita y me juraba fachon blogger.

Pretendo que esto me ayude a calmar mi hiperestesia física y mental que juro que padezco, por hacerme una vida más de teleserie venezolana que de serie del Warner.  Espero que usted disfrute de la terapia tanto como yo, y si no, bueno… puede irse a la mierda, que yo invito! Salúd y amén.

Con amor y odio (siempre la dicotomía)

Florencia.