Ir sola al cine.

Uncategorized

Desde el siglo XVIII que no iba al cine (y eso que me encanta). Bueno, cosas de mujer que estudia y no tiene vida y se tira al maposho ocupada. Así que hoy decidí partir sola a ver una hueá bien cebolla (porque los otros horarios eran como el pico, Cinemark te odio). 

Perdona_si_te_llamo_amor-959174181-large

Llegué, compré mi entrada, si, UNA SOLA para ver ”perdona si te llamo amor”, algo así como del mismo estilo que 3 metros sobre el cielo y toda esa fantasía romántica.

Después me fui a lo importante, LA COMIDA: como además de estafarme con la entrada me querían cobrar casi 3 LUCAS por un vaso cagón de bebida, me fui pa afuera bien #cumaperohonesta a comprarme una lata, la cual fondeé en mi cartera. Luego en la caja del cine, quiero ser alternativa y cambiar y pido nachos con queso (con el dolor de mi alma weon porque las cabritas son los máximo pero si me salía una ratón y me daba la pataleta y me desmayaba me podía morir porque en esa sala oscura sin nadie conocido mi cuerpo se iba a pudrir y nadie iba a cashar), y el personaje que atendía me dice: Y NO VA A TOMAR NADA? y yo me indigné. Qué le importa que yo no quiera tomar nada, QUÉ SABE ÉL si esque tengo problemas para aguantar el pipí o tengo un trauma infantil y no puedo tomar líquido porque me da un colapso nervioso. Pero como yo soy dama, salida de colegio de monjas, me guardé la chuchá, y me limité a decirle ”no”.

Yapo, compré los nachos, me hice la weona con la bebida, entré y puta, me tocó adelante de unas cabras de 13 años que hablaban puras weas. Mientras me enteraba de todas su vida escolar/amorosa/lolein/púber, y escuchaba como me pelaban por venir SOLA a ver una película de amors, pensaba y rogaba a DioR no haber hablado las mismas weás que ellas a su edad.

  En eso me fijé que la sala se componía de puras parejas mamonas con unos tarros de cabritas que obvio que iban a terminar debajo del asiento porque ellos no iban a comer cabritas, iban a comerse. También había un par de mamás igual de lolein que sus hijas  (pero harto mal de la lagartija), y  los típicos grupitos de amigas. Luego de tal escenario, y una ahí atrapada en una asiento en que se te hunde el poto y te deja con las patas pa arriba, me consoló el ver a un par de viejitas como 80 años que venían con toda la perso a ver la película (no se quien se las habrá recomendado, pero las quise musho, infinito).

''Y tus hijos ahí, andando en bicicleta''. Así me sentía yo.   (el que cacha, cacha)

”Y tus hijos ahí, andando en bicicleta”. Así me sentía yo.
(el que cacha, cacha)

Me sentí media out al principio, pero la película era simpática. Casi lloro, pero eso ya era mucho y que vergüenza weona (una, independiente, que va al cine sola y la weá no iba a andar llorando po. Ahí si que se reían de mi las pendejas), pero debo decir que lo pasé de maravilla. Es como terapéutico. Me reía sola, comía, me emocionaba, puteaba tranquila, sin que nadie me hueviara. Y no es de picá, ah, pero aunque sienta que mi vida se vuelve un cliché de superación personal y madurez, puta que es rico auto regalonearse.

Así que NO ESPERE QUE LA/LO INVITEN, Y NI SE LE OCURRA PEDIR PERMISO, levante la raja y muévase. Invierta en usted. Regálese dos horas de desconexión, de sentir frente a la pantalla, páselo bien, quiérase, y pico pa los que la/lo pelen. 

Trailer-Perdona-llamo-amor_TINVID20140617_0014_3

No hay respeto, oh. Pero linda la película, los piscis/sagitario/libra/cancer véanla con pañuelitos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s